jueves, 18 de diciembre de 2014

Navidad.

Vuelta a casa por Navidad. Algunos antes y con más ganas que otros.

Esta mañana ya desperté sola en el piso. Mis compañeras se fueron ayer a sus respectivas ciudades a pesar de mis lágrimas y mis constantes "¡no os vayáis! Las echo y las echaré muchísimo de menos hasta que volvamos a estar las tres juntas de nuevo en nuestro pisito.

Nunca antes había sentido esta tristeza estando aquí, esto se acaba. La temida Navidad llega para estamparme en la cara que ya queda nada para el final de esta aventura. Me reconforta un poco el hecho de no parar de planear rutas por españa para visitarnos los unos a los otros, o para volver a italia juntos a emborracharnos y bailar hasta que no podamos más.

Tengo la maleta llena de regalos que van directos al árbol de Navidad de casa y miles de planes hechos para mi vuelta. En cuatro días también estaré yo con mi familia y amigos. Suena muy mal pero, sin tener en cuenta lo mucho que me jode no poder abrazarlos en la distancia, no los he echado tanto de menos como creía, pues los siento muy cerca. Bendito siglo XXI que nos mantiene en contacto con nuestros seres queridos las 24 horas del día aún estando a miles y miles de kilómetros lejos de ellos.

Por cierto, qué preciosa Bérgamo en Navidad. Ojalá nieve a mi vuelta.


Y bueno, han pasado muchas cosas desde la última vez que escribí. Cosas muy locas. Entre ellas que he aprobado mi primer examen de erasmus teniendo los apuntes a menos de una semana del examen, siendo oral y en italiano. También ha habido algunos besos. Pero eso es ya otra historia.

Buon natale, nos vemos a la vuelta.



miércoles, 3 de diciembre de 2014

EL FIESTÓN.

Esta entrada no podía llamarse de otra manera.

Llegó la también muy esperada Pool Party en Verona.

Llegamos a la ciudad de Romeo y Julieta sobre las tres de la tarde, acompañados de algunos eramus de Milán en el autobús, y nos fuimos directamente a visitar la ciudad. Puedo decir que Bérgamo es una ciudad de y con encanto, pero Verona quizás sea la ciudad idónea para el romanticismo.
Ese muro de Romeo y Julieta lleno de mensajes de amor, optimismo, deseos de gente de todas las partes del mundo, en distintos idiomas y hechos con lo primero que tenían a mano: tickets de compra, post-it en incluso compresas (sí, compresas). Por supuesto yo y mis compañeras de piso dejamos nuestra marca, al igual que esa ciudad nos dejó marca a nosotras. Las tres coincidimos en que hubiese sido precioso también haber pasado allí nuestros seis meses de Erasmus. El balcón por donde supuestamente se asomaba Julieta para ver a Romeo y la estatua de ésta con el pecho desgastado de tantas manos que han pasado por ella (dicen que da buena suerte tocarla).

Sobre las ocho de la tarde entramos en el establecimiento donde estaba la fiesta en la piscina. Nos pusimos el bikini y ¡al agua! Barra libre de cervezas y cubatas y comida infinita gratis. Miles (o eso me parecía a mi, miles, porque cada dos segundos me golpeaba una) de pelotas hinchables de todos los tamaños volando por encima de la piscina. Cerca de 500 erasmus. Fueron más de tres horas sin parar. En definitiva y como ya he dicho, un FIESTÓN.
Luego, nos duchamos en las mismas instalaciones y nos fuimos a una sala-discoteca donde había un Dj y ahí seguimos bailando y bebiendo hasta que, prácticamente, nos echaron.

Aquí el aftermovie: https://www.youtube.com/watch?v=JWLSWCrC1gk

En fin, desde hoy, me quedan exactamente 19 días para volver a casa por Navidad y, así voy, con miles de sentimientos contradictorios por querer y no querer, a la vez, volver y perder ni un día no estando aquí.

Aún me quedan muchas cosas por ver, vivir y visitar de Italia. Adelanto que en una semana y poco tenemos otra megafiesta en Milán, probablemente visite Milán este fin de semana para ver esos adornos navideños tan famosos, en enero voy Florencia y estamos planeando una escapada a la nieve antes de irnos en navidades.

Seguiré informando. :)

lunes, 17 de noviembre de 2014

ICE 2014

Llegó el momento: El evento nacional de ESN Italia en Roma.

Justo el día que hacía dos meses aquí y tras más de ocho interminables horas en bus, llegamos a Roma. Nada más llegar dejamos las maletas en el hostal y nos fuimos a visitar la ciudad. 

No tengo más palabras para describir todo lo que he visto que: INCREÍBLE. 

Por desgracia no hemos tenido suficiente tiempo como para ver a fondo la ciudad, pero todas esas horas andando de un lado para otro, las prisas, los cambios bruscos de tiempo, los retrasos y contratiempos han valido la pena. Además con el añadido de que la mayoría de los monumentos, edificios y espacios famosos de Roma los estudié en Historia del Arte hace mucho y ha sido muy gratificante poderlos ver a pocos metros de distancia. 

La fiesta idem de lo mismo: increíble. Pese al pequeño contratiempo de la segunda noche, no me lo he podido pasar mejor. Las agujetas de andar tanto se me han juntado con las de bailar y pegar saltos. Tal y como predecía, pasar tanto tiempo juntos nos ha ayudado a estrechar lazos con los demás erasmus de Bérgamo de otras nacionalidades y con los que, a veces, nos cuesta acercarnos mutuamente. A ver cómo le digo a mis padres que en una noche de borrachera he invitado a pasar la feria en Sevilla a unas 20 personas. A ver. 

Uno de los mejores momentos fue el primer día de fiesta (que cerramos la discoteca) pidiendo a un chico del escenario que dijera "Bérgamo" y, al conseguirlo, abrazarnos todos y cantarlo juntos saltando. Para poneros un poco en situación: era una fiesta de 2000 personas, de los cuales de Bérgamo sólo éramos esa noche unos 25 (una de las ciudades con menos erasmus de Italia). Para mi nuestras voces las oyeron todos en ese momento. Obligatorio también mencionar los chupitos y las canciones italianas en el metro de la segunda noche. 

Este viaje marca más o menos la mitad de mi estancia en Italia. Aún así, me quedan muchísimas cosas por hacer, algunas ya planeadas y otras que irán surgiendo, además de empezar a estudiar para los exámenes. Si echase la vista atrás, no se me quitaría la sonrisa de la cara en una semana mínimo.

En un mes y poco vuelvo a casa por navidad, como en el anuncio. Y, sin que sirva de precedente, estoy deseando ver a mis padres para poder contarles en persona y vean la ilusión, ganas y experiencias tan maravillosas que estoy viviendo. 

Definitivamente, un viaje que estoy segura recordaré toda la vida.

¡BE, BE , BÉRGAMO! 


P.D: Un tío me reconoció de entre 2000 erasmus por el vídeo de los gestos italianos (finalmente hemos ganado el segundo premio, estamos esperando a que nos lo den) y vino a felicitarme. LOL. 


miércoles, 29 de octubre de 2014

Ajetreo.

Con el acelerador puesto. Las semanas, para mi desgracia, pasan volando.

En dos semanas partimos al viaje más importante del año: el evento nacional en Roma. A este paso llegaremos en un abrir y cerrar de ojos y marcará justo la mitad de mi Erasmus. 

Llena de sensaciones contradictorias: como si llevase aquí toda la vida y, al mismo tiempo, parece que fue ayer cuando llegué. Como si las personas que acabo de conocer fuesen, algunos, mi propia familia o mis mejores amigos de toda la vida.

Dentro de poco llegan las primeras despedidas. Viajes que se acaban sin ni siquiera haberlos comenzado. Gente que se enamora de gente que también lo hacía justo un año atrás en tu misma situación de otras personas. Gente que se queda, gente que pasa y gente que nunca llegas a conocer.

Mientras tanto, a disfrutar. 

domingo, 19 de octubre de 2014

Fin de semana en la montaña.

Un fin de semana intenso donde los haya. Repleto de anécdotas, bailes, risas y algún que otro trauma irreversible, qué vamos a hacerle.

La convivencia hace que nos conozcamos más entre nosotros y que conozcamos a gente nueva y de otros países con los que normalmente no tienes demasiado trato y con quienes al final acabas compartiendo cervezas, vino y bailes hasta las tantas de la madrugada.
También empiezas a saber diferenciar y apreciar a la gente que organiza eventos Erasmus  para conocer a gente de fuera, ayudarlos e intentar que lo pasemos mejor durante nuestra estancia de las que organizan las cosas con el único objetivo de dar morbo a sus aburridas vidas y, si cuela, tener sexo.

Aún así el balance es positivo, como siempre hasta ahora. Llego a casa llena de agujetas de bailar y hacer senderismo, ojeras de haber dormido poco, la cámara llena de fotos y la memoria de bonitos recuerdos.


Acabamos el fin de semana con una cena en Bérgamo con algunos de los Erasmus milaneses, con los cuales vamos a compartir más de un viaje y escapada. Hablar con algunos de ellos me ha hecho ver la gran diferencia entre irte de Erasmus a una ciudad grande y a una pequeña, y de la suerte que he tenido en escoger esta preciosa y pequeña ciudad. 




 Y él , otra persona interesante a quien tengo que dejar de conocer por las jodidas circunstancias. 


sábado, 11 de octubre de 2014

Primer mes.

Toda mi vida pensando que era demasiado "despegá" y, ahora que estoy lejos, me acuerdo de cada una de las personas que de verdad me importan y que no tengo a mi lado.
Toda mi vida pensando que la distacia es el olvido y, al final, simplemete te da perspectiva (que no es poco).
Toda una vida equivocándome.

Aprovecho mis días en ser más yo y en sólo serlo con quien más me apetece. A perdonar todos mis errores y los de los demás, la distancia los hizo casi insignificantes. A ver, a conocer, a descubrir, a aprender. A vivir.

Todo esto se junta con la gran contradicción de saber que cuando llegue el día me va a costar la vida despegarme de aquí: de mi nueva casa, mi independencia, ese poquito más de libertad adquirida y de mi nueva gente.
Nunca antes me ahogó tanto el paso del tiempo.
Intento aprovechar al máximo mientras espero a lo que queda por venir.

Mi siguiente parada ha sido El Lago di Garda. Un viaje más íntimo, tres chicas con los ojos hinchados de tanto madrugar. Entre bostezos, ronrisas. Sonrisas y muchas fotos.

sábado, 4 de octubre de 2014

Viento en popa a toda vela.

Viento en popa, porque todo se acabó arreglando. Se acabaron los papeleos en la universidad y puedo cursar mi cuatrimestre normalmente y nos hemos asentado en el piso definitivamente tras la llegada de mi tercera compañera de piso. Ahora puedo empezar a disfrutar de todo plenamente.

A toda vela, porque los sentimientos, las emociones y la diversión van en crescendo a medida que paso casa minuto aquí. Tengo las mejores compañeras de piso/amigas/familia de todo Bérgamo. Ni que volver a mencionar tengo al resto de Erasmus y a las italianas e italianos que nos hacen la vida aquí más fácil sin ningún tipo de intención más allá que la de ayudarnos y que se han convertido en nuestros mejores amigos aquí. Además, está esa extraña sensación que recorre mi estómago y cabeza cuando lo veo y que hacía tantísimo tiempo que no sentía que casi parece que es la primera vez que me pasa.

Sigo viendo nuevas cosas y visitando nuevos lugares. Nuestra ruta por Lecco, Varenna y Morbegno merecía una especial mención aquí. Ha sido ese tipo de lugares a los que, al verlos, sientes que tienes que compartirlo con tus personas más queridas. Será una excursión obligatoria cuando vengan las visitas. Además, para acabar el viaje hicimos una ruta de cata de vinos en Morbegno, que nos sacaron todas las risas y carcajadas que nos faltaban para terminar un día PERFECTO.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Va bene.

Mi primera semana en Italia y ya entiendo más o menos el italiano y chapurreo algunas frases y palabras.

Aquí la gente me cuida mucho. En realidad nos cuidamos entre todos, es lo que queda cuando nos encontramos solos en un país extraño. Somos casi una familia.

Hoy he visitado por primera vez la Città Alta y, aunque no lo pueda probar porque no he visto mucho, creo que he venido a la ciudad más romántica de Italia. Estoy deseando verla nevada en invierno.

Ha sido la semana de las primeras lavadoras, primeros pinitos en la cocina, limpiezas, trayectos en coche con italianos al volante y, por supuesto, salidas. Aquí no se para: llueva, tengas clase al día siguiente o cierren antes de lo que estamos acostumbrados, SIEMPRE hay algún plan.

Todo aquí es muy diferente. Mi calendario hasta febrero promete y, de momento, nada me ha decepcionado. Y sólo acabo de empezar.

Buonanotte.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Still alive.

Sigo viva.

De momento.

No haber tenido tiempo ni fuerzas para escribir hasta ahora es buena señal, lo sé, pero ojalá todo el cansancio y el ajetreo hubiese sido a causa de salidas, cervezas y diversión.

La llegada fue desastrosa: mi vuelo vino con cinco horas de retraso, todo el día malgastado en el aeropuerto muriendo de nervios por llegar.
Al menos se compensó al llegar y ver el pedazo de piso que tenemos (aunque sin salón) y conocer a mi encantadora compañera de piso (nos falta una tercera compañera por llegar).
Mi habitación es tan inmensa que me siento un poco sola en ella, pero supongo que pasaré poco tiempo en casa y que me vendrá bien si vienen visitas.
No he limpiado más en toda mi vida y mis riñones y espalda me lo van a estar recordando al menos una semana, estoy hecha polvo.

Aún no he conocido a muchos erasmus porque mi padre decidió venir conmigo el primer día e irse al siguiente para ayudarme a instalarme y hablar con el casero, un abogado loco con un sentido del humor bastante raro que nos ha querido colar más dinero de la cuenta (estos abogaos...). De los erasmus que ya he conocido: todos geniales. Con la que más encajo en personalidad es con mi compañera de piso, pero con los demás seguro que lo pasamos bien a la hora de salir.

Hoy en el primer día de clase ha venido la mala noticia: no puedo cursar una de las asignaturas previstas porque la han cambiado al segundo cuatrimestre. La mala pata de venir de erasmus el último año es no tener muchas asignaturas donde escoger y sólo he encontrado UNA que coincide en PARTE con una de las de mi universidad. Si no me la firman voy a tener que volverme a Sevilla por no alcanzar el mínimo de créditos.

Así estoy. Sólo me queda esperar y aprovechar al máximo el tiempo aquí por lo que pueda pasar.

Pero eh, que no todo ha sido malo, que aún no os he hablado de la COMIDA. La mejor pasta y los mejores helados que he probado en MI VIDA. Si tengo que volver a Sevilla rodando, correré el riesgo. También existe una cosa muy curiosa aquí: el aperitivi. Lo hay en casi todos los bares y consiste en que te pides un cóctel (italiano o los de toda la vida) y puedes comer de los aperitivos que tiene el bar de forma infinita hasta las nueve de la noche. Yo le llamo la happy hour de gordos, y ME ENCANTA.

De la noche bergamesca aún sé poco, solo he paseado. La ciudad baja de Bérgamo es bastante europea, dicen que lo bonito de la ciudad es la parte alta, que es la parte antigua. Ya desde abajo se la ve de lejos y promete. Estoy deseando ir.

Ojalá se arregle todo, sería como quitarle un caramelo de la boca a un niño.

¿Continuará?

domingo, 31 de agosto de 2014

¿Por qué el Viaje de Rosetta?

El viaje de Rosetta es un disco de recopilación que recoge la historia musical de unos de mis cantautores favoritos. Utilizó el nombre de una sonda espacial para dar nombre al disco: Rosetta, cuyo objetivo fue llegar al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko tras diez años de viaje.
Decía:

“Hace diez años comenzamos a grabar mi primer disco. También seguíamos la estela de un cometa, también buscábamos respuestas. Tras diez años de viaje, descubro lo evidente. Como el Halcón Maltés, mi cometa está compuesto por el material con que se hacen los sueños. Buscábamos respuestas y sólo encontramos preguntas. Y la certeza de que aún nos queda todo por hacer.”.

Aunque mucho más breve, yo comienzo mi viaje pensando que me queda todo por hacer y, precisamente, serán algunas de esas cosas que haga las que cuente. Mi viaje de Rosetta también será una recopilación, pero de momentos que viva durante esta experiencia.

Aún no sé si lo que sigo es la estela de un cometa, pero de lo que sí estoy segura es de que está hecho del mismo material de la que él siguió en su día. Ahora voy a buscar mis respuestas y a rescatar las preguntas que me encuentre en el camino.

No importa solo lo que conoces por vez primera, sino lo que sientes al hacerlo.

Partimos en 13 días.