lunes, 17 de noviembre de 2014

ICE 2014

Llegó el momento: El evento nacional de ESN Italia en Roma.

Justo el día que hacía dos meses aquí y tras más de ocho interminables horas en bus, llegamos a Roma. Nada más llegar dejamos las maletas en el hostal y nos fuimos a visitar la ciudad. 

No tengo más palabras para describir todo lo que he visto que: INCREÍBLE. 

Por desgracia no hemos tenido suficiente tiempo como para ver a fondo la ciudad, pero todas esas horas andando de un lado para otro, las prisas, los cambios bruscos de tiempo, los retrasos y contratiempos han valido la pena. Además con el añadido de que la mayoría de los monumentos, edificios y espacios famosos de Roma los estudié en Historia del Arte hace mucho y ha sido muy gratificante poderlos ver a pocos metros de distancia. 

La fiesta idem de lo mismo: increíble. Pese al pequeño contratiempo de la segunda noche, no me lo he podido pasar mejor. Las agujetas de andar tanto se me han juntado con las de bailar y pegar saltos. Tal y como predecía, pasar tanto tiempo juntos nos ha ayudado a estrechar lazos con los demás erasmus de Bérgamo de otras nacionalidades y con los que, a veces, nos cuesta acercarnos mutuamente. A ver cómo le digo a mis padres que en una noche de borrachera he invitado a pasar la feria en Sevilla a unas 20 personas. A ver. 

Uno de los mejores momentos fue el primer día de fiesta (que cerramos la discoteca) pidiendo a un chico del escenario que dijera "Bérgamo" y, al conseguirlo, abrazarnos todos y cantarlo juntos saltando. Para poneros un poco en situación: era una fiesta de 2000 personas, de los cuales de Bérgamo sólo éramos esa noche unos 25 (una de las ciudades con menos erasmus de Italia). Para mi nuestras voces las oyeron todos en ese momento. Obligatorio también mencionar los chupitos y las canciones italianas en el metro de la segunda noche. 

Este viaje marca más o menos la mitad de mi estancia en Italia. Aún así, me quedan muchísimas cosas por hacer, algunas ya planeadas y otras que irán surgiendo, además de empezar a estudiar para los exámenes. Si echase la vista atrás, no se me quitaría la sonrisa de la cara en una semana mínimo.

En un mes y poco vuelvo a casa por navidad, como en el anuncio. Y, sin que sirva de precedente, estoy deseando ver a mis padres para poder contarles en persona y vean la ilusión, ganas y experiencias tan maravillosas que estoy viviendo. 

Definitivamente, un viaje que estoy segura recordaré toda la vida.

¡BE, BE , BÉRGAMO! 


P.D: Un tío me reconoció de entre 2000 erasmus por el vídeo de los gestos italianos (finalmente hemos ganado el segundo premio, estamos esperando a que nos lo den) y vino a felicitarme. LOL.